This post is also available in: English (Inglés)

1)  21 años después de la entrada en vigor del TLCAN, el neoliberalismo sigue haciendo incursiones en México. Durante el último año y medio, se aprobaron varias reformas estructurales, que favorecen en gran medida a los intereses corporativos y a la privatización de los bienes públicos. Durante ese mismo periodo, la tortura, las desapariciones forzadas, las detenciones arbitrarias y el hostigamiento hacia los defensores de derechos humanaos han aumentado de tal manera que pudiera existir la pregunta: ¿Hay alguna conexión entre las reformas y la represión?
-Si consideramos que los Estados del país donde más concesiones de tierra a empresas extranjeras se han dado son donde más casos de violaciones de derechos humanos contra los defensores se han dado, podemos concluir que hay una relación directa entre la profundización del neoliberalismo y la violencia de carácter político.
Los Estados donde existe el mayor número de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas en México son: Guerrero, Oaxaca y Chiapas.
2)  Hay una larga historia de la criminalización de la protesta social en México: desde la Guerra Sucia, Tlatelolco, El Halconazo, etc. ¿Cómo  se podría comparar el actual clima de represión con ese periodo?
-En México en 1968 y hasta el año 2000 un solo partido político el Partido Revolucionario Institucional (PRI) gobernaba, todos los presidentes eran de ese partido y podemos decir que ellos fueron los responsables de todas las graves violaciones de derechos humanos de ese periodo, habría que agregar a esos hechos mencionados en la pregunta, La masacre de Aguas Blancas, Guerrero en 1995, la masacre de Acteal, Chiapas en 1997, la masacre de El charco en Guerrero en 1997 etc. Tal vez la diferencia no es en que los actos de represión sean diferentes, hoy podemos afirmar que son más graves si tomamos como referencia la desaparición forzada de 43 estudiantes el 26 de septiembre de 2014. Lo distinto es que actos como estos se dan dentro de una supuesta “democracia” donde están implicados funcionarios de por lo menos 3 partidos políticos: el PRI, el Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática.
 
 
3)  El Congreso estadounidense aprobó La Iniciativa Mérida en 2007, a través de la cual se ha destinado más de 2,4 millones de dólares. La mayor parte de sus fondos se ha utilizado para la compra de equipo militar y el entrenamiento de las fuerzas de seguridad mexicanas. ¿Qué impacto ha tenido a lo largo de estos 8 años en México?
-Es importante mencionar en esta pregunta el resumen del Informe del Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Juan E. Méndez. El relator visitó México entre el  21 de abril y el 2 de mayo de 2014 7 concluyó lo siguiente:
“La tortura es generalizada en México. Ocurre especialmente desde la detención y hasta la puesta a disposición de la justicia, y con fines de castigo e investigación. El Relator Especial identificó varias causas de la debilidad de las salvaguardias de prevención y  recomienda medidas para atenderlas.”[1]
Es difícil imaginar que el apoyo militar de los EU produzca la realidad que menciona el relator contra la tortura de la ONU, pero esa es la realidad a la que nos enfrentamos.
Si a esto sumamos la desaparición forzada de los 43 normalistas y de la negativa del gobierno mexicano a que elementos del ejército se entrevisten con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para determinar con mayor precisión lo sucedido en Iguala, Guerrero el 26 de septiembre del 2014 cuando se dieron los hechos, lo único que podemos asegurar es que la colaboración militar, tecnológica y de entrenamiento por parte de los EU se oscurece con la impunidad en la cual están quedando las violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas policiacas y militares en contra de la población civil.
4)  El principal objetivo de Witness for Peace (Acción Permanente por la Paz) es cambiar la política estadounidense en América Latina. Si un genio te llegara y te concediera la posibilidad de cambiar una sola política o tendencia estadounidense, ¿cuál sería?
-Nuestro primer deseo es que dejara de existir la colaboración y la asistencia militar y policiaca del gobierno de los Estados Unidos con las autoridades mexicanas, pues esto no ha traído mayor seguridad a nuestro país y por el contrario ha reforzado el papel de las fuerzas militares en funciones policiacas.
Nuestro segundo deseo es que todo el dinero invertido en armas y entrenamientos fuese invertido en la construcción de hospitales, escuelas, viviendas dignas para los más pobres en México.
Nuestro tercer deseo es que el pueblo norteamericano nos vea como a sus iguales, que no piense que los mexicanos no hacemos todo lo posible por tener un país mejor, más justo y democrático. Si millones de mexicanos viven en los Estados Unidos fue por la necesidad de tener una vida digna que aquí nuestro propio gobierno nos niega.