por Catherine Walker, Equipo Cuba de APP

 

 

“Asesinaron a una soñadora, pensando que nos faltarían los sueños. Pero por Berta, ningún momento de silencio, toda una vida de lucha.”
-Reverendo Raúl Suárez
El 3 de marzo 2016, el Centro Memorial Martin Luther King (CMMLK) de la Habana, Cuba se llenó de compañeros solidarios internacionales de todas edades que respondieron a la llamada de acción urgente después del asesinato de Berta Cáceres, activista hondureña y líder indígena. Fotos de Cáceres estaban colocadas por todo el cuarto abarrotado,donde mas de 50 personas se juntaron para rendir homenaje a Cáceres, fundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH). Uno por uno, compartían con el grupo activistas comunitarias, educadores populares y líderes religiosos sus recuerdos de Cáceres, del trabajo que se emprendieron con ella y del impacto indeleble que tuvo en el CMMLK.
Cáceres vino al CMMLK por primera vez en el año 2001 para recibir formación en educación popular. “El centro trabajó mucho tiempo con el COPINH como un apoyo…y acompañaba esta lucha de Berta por la protección del pueblo Lenca,” recordó Lisette Govín, miembro del Departamento de Solidaridad del CMMLK. “A ella siempre la estuvieron persiguiendo,” dice Govín refiriéndose a los años de amenazas de muerte que recibió Cáceres por parte del gobierno hondureño y por su colocación en la lista de asesinatos del ejercito hondureño.
“[Cáceres] fue aconsejada muchas veces que dejara su pueblo, que viniera a Cuba o a otro lugar, que se protegiera” dijo Raúl Suárez, reverendo de la Iglesia Bautista Ebenezer y Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba, “pero prefirió estar con su pueblo en la lucha hasta dar su vida como ella la dio.” A pesar de las numerosas medidas protectoras que tomó Cáceres, su dedicación a la lucha por los derechos humanos en Honduras efectivamente la llevó a su homicidio.
Violaciones de los derechos humanos, como el asesinato de Cáceres y la apropiación ilegal de tierras indígenas en Honduras luego del golpe apoyado por los EEUU subraya la hipocresía de la política estadounidense hacia Cuba. En este momento histórico en el cual Cuba y los EEUU están empezando el proceso largo de restablecer relaciones, los EEUU sigue citando a Cuba como ejecutora de violaciones flagrantes de los derechos humanos. Raúl Castro, en su encuentro con Barack Obama, admitió que Cuba no cumple con todos los artículos que se establecen en la Declaración Internacional de Derechos Humanos. Sin embargo, añadió Castro, no existe país que cumpla con todas estas condiciones.
Los EEUU insiste en que la razón principal por la cual el bloqueo de más de mitad de un siglo sigue vigente se debe a violaciones de derechos humanos en Cuba. Sin embargo, Honduras disfruta relaciones normales con los EEUU a pesar de una historia larga de abusos de derechos humanos.
Mientras el pueblo cubano sigue padeciendo de los efectos de un bloqueo injusto que impone sanciones económicas punitivas en la isla , el gobierno EEUU se ha brindado para proveer $750 millones en asistencia a Honduras, entre otros países centroamericanos, para “abordar la violencia, falta de oportunidades y gobernación débil que motiva la migración de la región.”Además, la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) proporciona asistencia directamente a DESA-Agua Zarca, la corporación privada que está construyendo una planta hidroeléctrica en tierras Lencas.  
Con daños económicos acumulados por Cuba en exceso de $1 trillón como resultado del bloqueo, la estrategia desigual hacia Cuba no solamente conlleva graves implicaciones financieras. Desde la aprobación de la Ley de Ajuste Cubano en 1966, todo cubano quien migre a los estados unidos se le otorga la residencia permanente inmediatamente. World Policy Blog cita a Silvia Welhelm, directora previa de Puentes Cubanos, diciendo que “La Ley de Ajuste Cubano provee una salida económica que es injusto comparado con nuestra política hacia otros inmigrantes potenciales.” Esta desbalance se destaca en el hecho de que, mientras la migración cubana es usada por los medios EEUU como prueba de abusos de derechos humanos en la isla, centroamericanos que huyen de violencia social, institucional y gubernamental son criminalizados y negados acceso a los EEUU. Bajo las leyes migratorias actuales de los EEUU, personas como Cáceres quienes tratan de escapar graves violaciones de derechos humanos corren un riesgo muy alto de ser rechazados en la frontera, mientras cualquier cubano que toque tierra EEUU recibe acceso inmediato, sin importar su experiencia vivida.
Estas ironías no se le escapan al pueblo cubano. “Obama dice en Cuba que en su país respetan tanto a los derechos de las personas,” dice Yaima Palacio, educadora popular del CMMLK. “Pero que está pasando…con los derechos humanos de la cantidad de inmigrantes que llegan a los Estados Unidos y que son profundamente irrespetados después de que se les ha vendido el sueño americano? Y que respeto hay a ellos y ellas?”
Hoy los temores aumentan, porque no solo no se ha eliminado el bloqueo, sino que de estar más involucrados con los EEUU resultaría mayor la cantidad de abusos a los derechos humanos que otros países de América Latina y el Caribe se manifiestan: violencia extrema, y falta de acceso a la educación y la salud, exclusión e injusticia social. “Parte de la razón por lo cual hay más seguridad [en Cuba] en comparación con Honduras…tiene que ver con el hecho de que Cuba decide lo que pasa en Cuba,” comenta Palacio. La misma Palacio señala que en Cuba, a diferencia de Honduras, “de que no estén las transnacionales detrás, de que los EEUU no esté detrás interviniendo creo que garantiza la posibilidad de tener menos luchas en el contexto. Que se levante el bloqueo es una exigencia del pueblo cubano a EEUU, pues este constituye una forma de implementar su estrategia de desgaste, desmotivación, desestabilización del pueblo cubano para que reaccione en oposición al gobierno revolucionario; y muy alto ha sido el costo de vivir bloqueados. Pero vivir así también trajo la pequeña ventaja de librarnos en gran medida del dominio neoliberal que pone al mercado capitalista como centro.”
Como señala el Equipo Internacional (IT por sus siglas en ingles) de Honduras de Acción Permanente por la Paz, la embajada EEUU en Honduras está cooperando con la investigación dirigida por el gobierno hondureño, a pesar de las demandas de que esta sea realizada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Nuestro IT en Honduras cita al COPINH que asevera que “el mismo estado que criminalizó a Berta Cáceres,[…] el mismo estado que la persiguió, que la amenazó, y que tiene responsabilidad por su asesinato no puede investigarse a sí mismo.”
Esto plantea la pregunta: si los Estados Unidos puede proporcionar asistencia económica y cooperar con el gobierno hondureño a pesar de las atrocidades cometidas contra Cáceres y otros como ella, por qué Cuba sigue siendo aislado y castigado?